Subvención programa de citas

Representatividad por distritos: única alternativa para que la sociedad civil esté representada y no sometida por los partidos.

2015.08.18 01:58 juristamlg Representatividad por distritos: única alternativa para que la sociedad civil esté representada y no sometida por los partidos.

A estas alturas es harto sabido que España no es una democracia, sino una partidocracia. El poder no reside en el pueblo, sino en los partidos. Los partidos se reparten el poder en un sistema proporcional que impide la representación del votante: éste no sabe a quién está eligiendo, sino que vota a ciegas a una organización que luego tiene potestad de poner o quitar personas y cargos a su arbitrio. Los partidos, además, no pueden ser controlados para que cumplan lo que prometen.
¿Alguien puede llamar a eso representación? ¿Acaso alguien que ni conozco y ni siquiera puedo destituir en caso de que incumpla me puede representar?
 
El sistema proporcional impide canalizar la voluntad de la ciudadanía. No es cuestión de reformarlo, sino de sustituirlo por la alternativa que, en otros países, llevan funcionando toda la vida. Es el caso del sistema representativo uninominal por distritos. Los ingleses los inventaron hace centurias; de hecho es el vigente hoy en R.U, EE.UU y Francia.
 
Funcionaría básicamente así:
 
1) Circunscripciones por distritos de 100.000 personas: España se divide en distritos de 100.000 habitantes. Cada distrito elige 1 diputado por mayoría (mitad+1, a doble vuelta si es necesario). Una vez los 366 diputados han sido elegidos, se reúnen en el Congreso para legislar. Cada diputado uninominal persigue el interés y es vigilado por su distrito, no está controlado por partidos, lobbies ni cúpulas oscuras.
 
2) Revocabilidad y vínculo del diputado hacia su distrito: los diputados responden ante sus respectivos distritos, dan cuentas ante la gente que los ha elegido. Los electores votan PERSONAS y no partidos. El diputado puede simpatizar con algún partido o ideología, pero ha de votar todo aquello que su distrito le ordene. El poder nunca abandona al elector en toda la legislatura. El diputado está jurídicamente vinculado a su programa electoral, de modo que si incumple (o resulta ser un sinvergüenza), los electores del distrito pueden revocar el mandato y poner a un sustituto.
 
3) Oficina de distrito: en ellas el diputado trabaja a ordinariamente y puede reunirse personalmente con los electores que pidan una cita. Así el diputado está controlado por el elector. El diputado se sienta ahí para dar la cara y dar explicaciones de todo cuanto hace ante el votante. Eso SÍ es representar.
 
4) Oficina virtual de distrito: para facilitar la comunicación blateral con el diputado, se crearían foros públicos oficiales. Cada participante —que debe estar inscrito en el censo—, muestra obligatoriamente su nombre y apellidos a la hora de intervenir. Se accedería por D.N.I y clave instransferible. De este modo se evitarían los trolls y las propuestas o comunicaciones inútiles o malintencionadas.
Podría establecerse también un sistema de votación virtual para que las propuestas aprobadas en tales foros fuesen jurídicamente vinculantes para el diputado. Podrían asimismo convocarse referéndums a partir de determinado número de votos para poder destituirlo. La Oficina virtual también sería una herramienta para que el diputado informe y justifique con total transparencia su actividad parlamentaria: los por qué de todas las cuestiones que se debaten y los por qué de cada decisión que tome.
 
Conclusión: el sistema de representación uninominal por distritos supondría deshacernos del sistema proporcional vigente. No es cuestión de reformarlo (como tanto se ha propuesto) sino de sustituirlo por el único sistema —conocido y vigente en otros países— que proporciona el control de tracto sucesivo del elector sobre su representante.
 
Lo que de verdad impide implementarlo: el principal obstáculo al cambio para la representatividad uninominal por distritos son los partidos mismos. Habría que reformar (o derogar) la Carta Magna e implementar este sistema que les haría perder poder. Supondría acabar con los partidos como órganos de poder para convertirse en meras asociaciones civiles sin subvención estatal. Se les acabaría el chollo (dinero y poder) porque los electores serían quienes controlarían a los diputados en el Congreso, sin necesidad de partidos. Por ello, los partidos hoy prefieren el sistema proporcional. Toda la propaganda va encaminada a mantenerlo: no van a renunciar a sus prebendas salvo que en la sociedad civil resistamos y digamos basta.
 
Muchas gracias compañeros por haberme leído. Espero vuestros apoyos, o vuestros criterios y opiniones a esta propuesta.
submitted by juristamlg to podemos [link] [comments]